lunes, 13 de septiembre de 2010

"De eso no se habla",
decían muy seguido.
Y entonces debería intuir
que de esto no se escribe.

Pero a veces lo más necesario
es lo menos permitido.
Y a veces lo más permitido,
me sirve de tan poco.

Porque hay muchas formas de llorar.
A algunos les danzan las lágrimas,
caen sutilmente de sus ojos,
acariciando sus mejillas.

Otros hacen un ruidito,
el justo para que digas "está llorando",
y te puedas dar cuenta que acompañan.
Otros sonríen [no entiendo mucho]

Pero yo siempre fuí de esos.
Los que hacemos sonidos guturales horribles,
nos salen como ronquidos ruidosos incómodos,
y se nos quiebra la garganta en un sollozo entrecortado.

Doy vergüenza quizá,
pero no puedo controlar las cosas que no entiendo.
No puedo controlar mi llanto, mis ruidos...
que ella esté ahí [que no esté]

y no puedo dejar de escribir sobre lo que no se debe

[ siempre fui un poquito impresentable ]

3 comentarios:

Sol dijo...

Neneeeeeeeeeeeeeeeee... ni idea de esto!!!! yo también tengo blog... jo..

te quiero.

Yo NO SOY Cindy Crawford!! dijo...

Wow, me gustó.

MUCHO

Sol dijo...

los hombres serán así también!; pero bue yo hablo desde el lado femenino!

el 19 espero verte te mensajeO!.